Español Español
info@sanlorenzoturismo.org +034 918 905 313

Mercado público

A finales del siglo XVIII el Gobierno de San Lorenzo de El Escorial promueve su última gran obra para el Común de los Vecinos que consiste en una "Casa grande para almacén de vinos, géneros de tienda de Abacería; pescado, tocino y otros ramos y habitaciones".

En 1797 el centro urbano de San Lorenzo se encontraba ya consolidado, lo que hacía imposible encontrar un lugar céntrico en el que construir el edificio por lo que se eligió el lugar ocupado por la “Veeduría” para su colocación.

El proyecto se le encarga a Juan de Villanueva y sus obras se desarrollan entre 1797 y 1806. En la construcción destaca la fachada principal realizada en sillares de granito, el acceso a través de un gran arco central y las arcadas que forman el patio interior.

Debido al crecimiento del número de alumnos de la Escuela de niños de primeras letras de la Real Comitiva, situada en la Casa de los Soportales desde 1794, el gobernador propone su traslado a este edificio, encargando a Juan de Villanueva el levantamiento de una nueva planta en 1806 a la que se accedía por la calle Francisco Muñoz.

Ambas funciones, la educativa y la comercial, se mantienen hasta que, en 1873, el mal estado del mismo obliga al Ayuntamiento a sacar a subasta su reconstrucción. Después de esta obra, que cubrirá el patio interior, se convierte en un edificio apreciado por su adecuado acondicionamiento.

Durante la Guerra Civil debió sufrir ciertos daños por su abandono, perdiendo su acristalamiento superior.

En el año 1949 el Alcalde de San Lorenzo de El Escorial solicita la realización de diferentes obras para evitar su derrumbamiento. De esta forma se recupera la cubierta acristalada mediante una claraboya, se cierra el segundo piso con la galería actual y se introduce una escalera en “T” entre los dos primeros niveles. Poco después se hunde la nueva claraboya a causa de una gran nevada.

Una de las mayores obras de reparación se lleva a cabo en al año 1967, de nuevo por el riesgo de que la cubierta se derrumbara. En ese momento se cubre el callejón llamado del Repeso, que se situaba entre el Mercado y el Cuartel de Inválidos, cubriendo las necesidades de espacio comercial que en este momento surgen.

Scroll to Top